El caso D.B. Cooper. El misterioso ladrón paracaidista

El 24 de noviembre de 1971 un misterioso hombre que se hace llamar Dan Cooper secuestra en pleno vuelo un Boeing 727 de Northwest Orient Airlines con destino a Seattle. Tras hacerse con un rescate de 200.000 dólares huye del avión saltando en paracaídas de noche en pleno vuelo sobre un área boscosa del Estado de Washington a más de 3.000 metros de altitud. Nunca se le capturó, y a partir de entonces comienza la leyenda de D.B.Cooper.

Un hombre de unos 40 años, alto, frente ancha, orejas de soplillo, vestido de traje y corbata  compra un billete de ida en Portland bajo el nombre de Dan Cooper, aunque por error apareció posteriormente en la prensa como D.B. Cooper. El vuelo 305 de Northwest Orient Airlines con destino a Seattle estaba a un tercio de ocupación, viajan 36 pasajeros y seis tripulantes. El hombre pide un bourbon con soda y al poco de despegar le entrega a la azafata una nota. Esta se la guarda en el bolsillo sin prestar atención: según contó más tarde, los pasajeros le hacían proposiciones sexuales constantemente, así que pensó que ésta sería una más. Al ver que la azafata no leía la nota Cooper llama de nuevo a la azafata y le dice: “Señorita, mire la nota. Tengo una bomba”. En el papel se especifican los detalles del secuestro y las instrucciones que ha de seguir la tripulación y para dar verosimilitud a sus palabras le muestra el interior del maletín en el que se veían cilindros y cables. Las instrucciones eran claras “Quiero que, cuando aterricemos en Seattle, me entreguen 200.000 dólares en billetes de veinte sin marcar. También quiero cuatro paracaídas. Recarguen combustible en cuanto aterricemos y no hagan tonterías o hago explotar esto”. Mientras la azafata se acerca hasta la cabina para informar al piloto de la situación, D. B. Cooper esconde su rostro tras unas gafas oscuras que utilizará hasta saltar del avión.

Cuando el vuelo llegó a Seattle, el secuestrador dejó salir a los 36 pasajeros, que no se habían enterado del incidente ya que se les dijo que iban a aterrizar debido a un problema mecánico, y obtuvo el dinero y los cuatro paracaídas. Después de repostar y manteniendo consigo a los pilotos y varios miembros de la tripulación, el 727 de Northwest Orient Airlines despegó con rumbo a ciudad de Méjico, siguiendo las instrucciones de Cooper. Una vez en el aire los pilotos informaron a Cooper que no podían alcanzar ese destino por lo que decide que se dirijan hacia Reno (Nevada) siguiendo una altura determinada y una velocidad mínima, especificando que no sellaran la puerta de atrás. El Boeing 727 era el único modelo con unas escalerillas que permitían utilizar esa puerta para saltar y, evidentemente, el secuestrador conocía esos detalles. De hecho la CIA había utilizado en Vietnam este mismo sistema para lanzar agentes tras la líneas enemigas.

Cooper repartió los cinco kilos que pesaba el dinero por todo su cuerpo, invitó a la azafata a encerrarse en la cabina con el piloto, y se quedó solo. Tras abrir la compuerta trasera debió de saltar del avión entre las 08.00 y 08.13 pm mientras sobrevolaban el agreste territorio del Estado de Washington.

El avión secuestrado estaba siendo seguido a distancia por dos cazas desde el aeropuerto de Seattle, pero con la oscuridad reinante era prácticamente imposible ver a un hombre saltar en caída libre y luego abrir el paracaídas.

Nada más tener conocimiento del hecho el FBI se puso en movimiento, al tratarse el secuestro aéreo de un delito federal. Consiguieron el dinero para el rescate en billetes de 20 y sin marcar de varios bancos del área de Seattle. Antes de proceder a su entrega en el aeropuerto de Seattle microfilmaron cada uno de los billetes con la intención de serguirles el rastro posteriormente.

La operación de búsqueda se podría decir que fue la más amplia e intensa en la historia de los Estados Unidos y las tentativas para la identificación y captura de D.B. Cooper involucraron un ingente número de recursos durante varios años. La operación se llamó NORJAK, por Northwest Hijacking (secuestro en inglés). Se entrevistó a cientos de personas, se siguieron pistas por todo el país, y se investigaron a unos 800 sospechosos.

Todo fue en vano, no se encontro ningún rastro, ni pista fiable. Ni del aterrizaje del misterioso paracaidista, ni de los billetes, cuyos números de serie fueron difundidos por el FBI en un intento por localizarlos. En febrero de 1980 un niño de ocho años, que se encontraba de vacaciones con su familia en el río Columbia (estado de Washington) a unos 32 kilómetros al suroeste de la zona donde se sospecha que pudo aterrizar Cooper, encontró tres paquetes con 5.800 dólares del dinero del rescate, significativamente estropeado pero todavía sujeto por gomas y en el mismo orden en el que se le dio a Cooper.

Como suele suceder en casos tan mediáticos como este, al poco surgieron un buen número de imitadores que intentaron robos parecidos. Algunos de ellos lograron hacerse con los respectivos botines pero todos ellos fueron finalmente capturados.

El enigmático D.B. Cooper llegó a ser el criminal más buscado de Estados Unidos y su espectacular robo es el único caso sin resolver de la historia de los secuestros aéreos. Es uno de los crímenes más célebres de Estados Unidos. Aunque el caso sigue oficialmente abierto, el FBI sostiene que lo más probable es que Cooper muriera en el salto, eso no impide que a muchos ciudadanos estadounidenses les guste imaginarse intentando un robo tan espectacular como el de D.B. Cooper y convertirse en un mito como él.

http://www.fbi.gov/news/stories/2006/november/dbcooper_112406

http://en.wikipedia.org/wiki/D._B._Cooper

3 pensamientos en “El caso D.B. Cooper. El misterioso ladrón paracaidista

  1. Pingback: La leyenda de D.B. Cooper | Lo que nunca te contaron...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s