El despertar del sueño americano. Atentado de Oklahoma City

 

El 19 de abril de 1995 un camión bomba hizo explosión frente a un edificio federal en Oklahoma City dejando un saldo trágico de 168 muertos, incluyendo 19 niños, y 680 heridos. Se trató del mayor atentado terrorista en suelo americano, tan solo superado posteriormente por los ataques del 11 de septiembre de 2001. Para sorpresa de muchos no se trató de un ataque islamista sino de terroristas autóctonos antigubernamentales.

El camión se había cargado con 2.200 kgs de fertilizantes y combustible y la explosión brutal, que se pudo oír a 89 km de distancia, dejó un cráter de 9 metros de ancho por 2,5 metros de profundidad, derrumbando la mitad del edificio.

90 minutos después del atentado, el autor material Timothy McVeigh fue detenido por un policía de la Oklahoma Highway Patrol (patrulla de carreteras) por portar ilegalmente una pistola. El policía le paró en un primer lugar al no llevar la matrícula trasera en el coche. En ese momento todavía se desconocía la participación de McVeigh en el atentado. No es infrecuente que el responsable de un grave delito sea detenido por una infracción menor o por su actitud sospechosa poco después de haber cometido el hecho. Lee Harvey Oswald asesinó a un agente de policía que procedía a identificarle poco después del magnicidio de J.F.K., siendo capturado poco después.

En mitad del caos de la explosión los primeros agentes federales hacen acto de aparición para ayudar a las víctimas y realizar las primeras investigaciones. En el lugar de los hechos se recupera lo que parecía ser el eje de un vehículo y poco después se localiza el nº de bastidor. Esto permitió seguir el rastro al camión y determinar su origen, un vehículo de color amarillo alquilado en Juntion City. Dicho alquiler se había realizado con un documento falso, pero al menos permitió a los agentes tener una descripción del sospechoso y poder realizar un retrato robot del mismo. Realmente fueron dos descripciones y dos retratos robot, ya que el empleado situó a McVeigh junto a otro cliente que no tenía nada que ver.

Con esos retratos  en su poder, los agentes del FBI realizan batidas por alojamientos y moteles de los alrededores de Juntion City mostrando los rostros de los sospechosos. En el Dreamland motel de Juntion City reconocen el retrato robot de T. McVeigh y recuerdan que tenía aparcado un camión amarillo. Tras comprobar los datos de registro descubren que figura con el nombre de Timothy McVeigh y que aportó como domicilio el mismo que figuraba en el contrato de alquiler del camión.

El 21 de abril los federales rápidamente comprueban que un tal Timothy McVeigh se encuentra detenido y va a ser juzgado próximamente por tenencia ilícita de armas. Antes de que sea puesto en libertad se personan en el juzgado y le preguntan “¿sabes porqué venimos?”, a lo que él les responde “por la bomba” y acto seguido pide un abogado. Era la persona que buscaban. Además comprueban que el domicilio que facilita en su detención es el mismo que el que figura en el contrato de alquiler del camión.

Las averiguaciones sobre McVeigh permiten saber a los investigadores que se trata de un exmilitar de ideología antigubernamental, apasionado de las armas. En el Ejército conoce a otros sujetos de ideología similar, entre ellos Terry Nichols que se convertirá en su cómplice en el atentado. La excusa para su ataque al gobierno era la limitación del derecho a la tenencia de armas y la tragedia del rancho davidiano de Waco (Texas) ocurrida en 1993 (la fecha del atentado coincide con la fecha del asalto final y posterior incendio del rancho de Waco).

Terry Nichols es detenido y el registro de su domicilio permite encontrar diverso material incriminatorio: nitrato de amonio, detonadores, libros sobre fabricación de bombas y un boceto de Oklahoma City en el que está marcado el edificio federal que sería objeto del ataque, así como el lugar donde se situaba el coche empleado en la huída por McVeigh.

La investigación oficial, conocida como “OKBOMB” fue la mayor investigación criminal en la historia de los EE.UU. hasta ese momento, los agentes del FBI realizaron 28.000 entrevistas o tomas de declaración, se acumularon 3.2 toneladas de pruebas. A pesar de ello la realidad nos demuestra no que existe nada perfecto y que en ocasiones se cometen errores. En marzo de 2005 el FBI recibió una información de un preso de la cárcel en la que se encontraba interno Terry Nichols. Dicha información hacía referencia a que en la casa de Nichols, que había sido registrada por el FBI, se encontraba oculto gran cantidad de material explosivo. Siguiendo esa pista el FBI realizó un nuevo registro 10 años después y, esta vez si, encontraron gran cantidad de material explosivo escondido bajo la casa.

La actuación de McVeigh, auxiliado por Nichols, fue calificada como un acto de terrorismo autóctono de origen antigubernamental, sin apoyo de ningún tipo de organización. Este tipo de amenazas internas protagonizadas por sujetos conocidos como “lobos solitarios” son consideradas como una de las mayores amenazas para la seguridad nacional en los EE.UU. Los atentados de Noruega cometidos por Anders Breivik desgraciadamente ha puesto de nuevo de actualidad este tipo de acciones.

Timothy McVeigh fue condenado a pena de muerte y ejecutado el 11 de junio de 2001. Terry Nichols cumple cadena perpetua en la prisión federal de ADX Florence.

Un pensamiento en “El despertar del sueño americano. Atentado de Oklahoma City

  1. Pingback: El Terrorismo y el deporte | Crux de todo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s