Mesrine. Enemigo público número uno.

Jacques Mesrine ha sido uno de los delincuentes franceses más conocidos, a finales de la década de 1970 se le llegó a considerar como el enemigo público número uno. Atracador, secuestrador y ladrón de casas, numerosos golpes jalonan su carrera, tanto en el Quebec canadiense como en Francia. Atractivo y mujeriego, sus audaces golpes y su histrionismo le situaron como una figura en los medios de comunicación. Pero probablemente lo que le convirtió en leyenda criminal sean sus espectaculares fugas carcelarias.

Mesrine nace cerca de París, el 28 de diciembre de 1936, en el seno de una acomodada familia de comerciantes de telas. Pronto su carácter díscolo haría acto de aparición y los incidentes se suceden en las diversas escuelas por las que pasa.

En 1955 con 19 años se casa y se convierte en representante de telas. Esa vida no parecía hecha para él. Un año más tarde se marcha a la guerra de Argelia y sirve allí como paracaidista siendo condecorado por el General de Gaulle con la Cruz del Valor Militar. En 1959, de regreso de la guerra, se divorcia y se va introduciendo, poco a poco en un mundo de juego y pequeños delitos.

En 1961 se casa con una joven española llamada María de la Soledad con la que tiene 3 hijos y de la que se separaría en 1965. Para entonces ya está completamente integrado en la vida criminal. En 1962 es condenado a 18 meses de cárcel por robo y tenencia ilícita de armas, su primer paso por prisión.

Tras el cumplimiento de la condena trata de reformarse y trabaja en un estudio de arquitectura, pero su destino ya parecía escrito y de nuevo vuelve a las andadas. Quizás la atracción por la mujeres bellas y el dinero fácil fuera demasiado para él.

Durante aquellos años, en uno de los antros de los que es asiduo, conoce a Jeanne Schneider y se enamoran. Pasan a formar una pareja en el amor y en el crimen. Diversos golpes se suceden en España, Francia y Suiza. Tiendas de moda, hoteles e incluso una joyería son sus objetivos. En 1968 huyen a Quebec y allí empiezan a trabajar como empleados del servicio con el millonario Georges Deslauriers. No podía acabar bien. Cinco meses después planean secuestrarle pero sale mal y huyen a los EE.UU. donde son detenidos al poco tiempo y extraditados a Canadá.

El 17 de agosto 1969 Mesrine se escapa de la prisión de Percé (Canadá). Poco duraría esa fuga ya que se le detuvo al día siguiente. Jeanne y Mesrine son condenados a 10 y 15 años respectivamente por el intento de secuestro de Georges Deslauriers.

El 21 de agosto de 1972 Mesrine se escapa con otros cinco presos de la penitenciaría de San Vicente de Paúl en Quebec. Junto con uno de los fugados, Jean-Paul Mercier, inician una alocada oleada de robos, atracos y homicidios:

– 26 de agosto de Mesrine y Mercier atracan la sucursal de Caisse Populaire de Saint-Bernard y diez minutos después de la de Saint-Narcisse-de-Lotbinière, ambas en Dorchester (Canadá). El botín asciende a 26.000 dólares canadienses.
– 28 de agosto, roban el Toronto Dominon Bank de Montreal. Contra todo pronóstico tres días después lo vuelven a robar.
– 3 de septiembre, resentidos con el trato recibido en prisión atacan violentamente a la prisión de San Vicente de Paúl tratando de propiciar un fuga masiva. No lo consiguen y huyen hiriendo gravemente a dos policías.
– 10 de septiembre Mesrine y Mercier matan a dos guardas en una zona boscosa cerca de St. Louis de Blandford (Quebec), cuando son sorprendidos llevando gran cantidad de armas.

La situación se volvía insostenible en Canadá y, tras robar algunos bancos más en Montreal, Mesrine decide volver a Francia con una breve estancia en Caracas y Nueva York. En marzo de 1973 Mesrine es arrestado en Francia, tras haber herido unos días antes a un policía. Se le condena a 20 años de prisión por diversos hechos que debía de cumplir en la prisión de máxima seguridad de La Santé. Pero Mesrine intentaba ir siempre un paso por delante. Tiempo atrás había diseñado un plan de fuga. Cuando estaba siendo juzgado por otro caso consiguió tomar como rehén a un juez, empleando una pistola que un cómplice había ocultado anteriormente en los baños, y pudo huir de nuevo, reemprendiendo los atracos a bancos.

El 28 de septiembre de 1973 es detenido en un apartamento de París, después de haber atracado dos bancos en un mismo día. Fue encarcelado otra vez en La Santé. Esta vez las medidas de seguridad se extreman, “no se escapará de nuevo” se dicen las autoridades. Es así durante bastante tiempo, que aprovecha Mesrine para escribir su libro “instinto mortal”. Finalmente, el ocho de mayo de 1978 se produce lo impensable, Mesrine y otro cómplice, François Besse, consiguen fugarse tras hacerse con un arma. Eran los primeros presos en evadirse de la cárcel de La Santé. Durante la fuga un tercer preso moriría por disparos de la policía.

Mesrine y Besse roban una armería y días después asaltan un casino en la localidad de Deauville. Se produce un intenso tiroteo con la policía y Mesrine es herido pero logran  finalmente huir, a pesar del gran despliegue para capturarlos. Su siguiente golpe sería el secuestro de un banquero con cuyo rescate lograrían 450.000 francos.

El cuatro de agosto de 1978 Mesrine aparece en la portada del Paris Match, incluyendo una entrevista en su interior amenazando al Ministro de Justicia. Esto ya colma la paciencia de las autoridades y desde las más altas instancias del gobierno se urge a las fuerzas policiales a que Mesrine sea capturado o neutralizado.Era más fácil decirlo que hacerlo. Mesrine se mueve con facilidad por diversos países y adopta mil aspectos diferentes que dificultan su localización.

Mesrine estaba resentido con el sistema y clamaba venganza. Su compañero de fuga y fechorías François Besse no está de acuerdo con esta visión y  emprenden caminos separados.

En noviembre de 1978 se produce el intento fallido de secuestrar a uno de los jueces que lo había condenado. El 21 de junio de 1979 Mesrine y otros cómplices secuestran al empresario inmobiliario Henri Lelièvre consiguiendo un botín de seis millones de francos.

El 10 de septiembre de 1979 el periodista y ex-policía Jacques Tillier comete la imprudencia de tener una cita secreta con Mesrine al objeto de obtener una entrevista. Las cosas no salen como Tillier había pensado y casi muere en el intento. Es disparado tres veces por Mesrine y dado por muerto. Parte de la opinión pública se sorprende con esta brutal acción ya que algunos veían en Mesrine a una especie de revolucionario antisistema, cuando en realidad se trataba de un criminal sin escrúpulos, eso sí, muy hábil.

El fin de Mesrine llegaría el 2 de noviembre de 1979, y como en tantas otras ocasiones en el mundo criminal, su talón de Aquiles sería su novia. La policía consiguió localizar a Sylvia Jeanjacquot y siguiendo a esta llegaron hasta Mesrine. A las afueras de París, Mesrine y Sylvia, fueron interceptados por un camión en el que se ocultaban varios agentes fuertemente armados. Mesrine recibiría quince impactos, muriendo en el acto. Sylvia sobrevivió. Algunos hablarían de ejecución extra judicial, ¿quién sabe?. Lo cierto es que los policías nunca fueron juzgados por esos hechos y que Mesrine iba  armado, portando incluso en el coche dos granadas de mano. Ya saben aquello de a quién hierro mata….

Nota: En 2008 se realizó la película francesa “Mesrine, instinto mortal”, protagonizada de forma excelente por Vicent Cassel. En televisión ha sido emitida en forma de miniserie de 2 capítulos. Altamente recomendable para los interesados en el tema.

http://www.imdb.com/title/tt1259014/

Más fotos sobre el caso en:

https://mundocriminal.wordpress.com/galeria-de-fotos/criminales/

7 pensamientos en “Mesrine. Enemigo público número uno.

  1. Muy interesante. No había oído hablar de este tipo, la verdad. Hay gente que nace para el delito como quien nace para componer música o jugar al fútbol. Buen fin de semana, y gracias por tus artículos.

    • La penúntima, con una secuencia de 4 fotos, es un tanto fuerte. Lo siento por los delicados de estómago. No suelo publicar fotos escabrosas pero considero que es de interés para desmitificar un tanto al criminal Mesrine. Se trata de una secuencia de la tortura e intento de homicidio del periodista Jacques Tillier por parte del “Robin Hood” Mesrine. Así se las gastaba.

  2. yo estoy en contra del sistema pero concidero q la violencia atrae mas violencia, pero pienso q este tipo enrealidad fue un revolucionario q pretendia tumbar el sistema, y no era el tiempo ni la forma, pero al menos lo intento, quien dice q esta bien y q esta mal?? las atrocidades q se comenten en las prisiones y las q cometen los gobiernos son terrorificas, los bancos son los ladrones mas grandes de la historia.. seguimos siendo esclavos del capitalismo y si hay algo con lo q concuerdo con todas las letras es en tumbar al sistema q nos hace esclavos en un mundo donde no tenemos derecho ni a vivir.. subsistir no es vivir.. la revolucion contunia y es la evolucion lo q nos va a dar el exitos.. saludos a todos

    • Algunos delincuentes tratan de dar una imagen revolucionaria para granjearse apoyos y para autojustificar sus vulgares y egoistas acciones criminales. Mesrine es uno mas de una larga lista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s