Narcosubmarinos. La flota fantasma.

Desde finales de los años 90 entre las fuerzas policiales antinarcóticos del mundo corría el rumor de que los cárteles de la droga colombianos estaban construyendo submarinos para introducir cocaína en México. Para muchos era más una leyenda que un hecho verídico y los llamaban Bigfoots, pero la realidad no deja de sorprendernos y la leyenda se hizo verdad. Los narcosubmarinos existen.

El eterno juego del gato y el ratón que mantienen las fuerzas del orden y los cárteles de la droga es un juego caro que implica numerosos recursos por ambas partes. Es una ley inexorable que los narcos vayan siempre un paso por delante. A medida que las fuerzas del orden descubren los nuevos métodos utilizados por los narcos y establecen los medios para evitar su utilización, los traficantes innovan y desarrollan nuevos sistemas, cada vez más sofisticados, para introducir la droga en los mercados occidentales desde los lugares de producción. Contratan a los expertos que sean necesarios, el dinero no es problema.

Primero fueron las avionetas, luego las lanchas rápidas, posteriormente los contenedores y ahora llegan los narcosubmarinos. Auténticos submarinos como el encontrado en julio de 2010 por la policía ecuatoriana en un riachuelo de la selva ecuatoriana, a muy poca distancia de la frontera con Colombia.

Avisados por la DEA norteamericana, se encontraron en un astillero selvático un submarino de fibra de vidrio completo, a falta sólo de los retoques finales para realizar su primer viaje. Se trataba de un navío de treinta metros de eslora a propulsión diésel-eléctrica, valorado en unos cuatro millones de dólares y provisto con periscopio, snorkel, sistema de respiración autónoma con aire acondicionado y el resto de características propias de un auténtico submarino. Estaba provisto de diversas mejoras tecnológicas con objeto de reducir el nivel de ruido e incrementar su furtividad general, y debía ser tripulado por cinco o seis personas para transportar unas diez toneladas de coca hasta Norteamérica. Este es, a día de hoy, el medio de transporte más sofisticado y caro de los utilizados por los narcos. Lo cierto es que hace falta verlo para creerlo.

Otro ingenio similar fue encontrado en febrero de 2011 por el Ejército colombiano en la costa del Pacífico, departamento de Cauca

.

“Los narcotraficantes han pasado de construir semisumergibles a sumergibles como éste que tiene una capacidad para transportar cuatro tripulantes y ocho toneladas de droga, y con autonomía para desplazarse hasta las costas de México sumergido a 9 metros”, precisó el general Jairo Herazo, comandante del Comando Conjunto del Pacífico.

Hasta la fecha los medios de transporte más avanzados que utilizaban los narcos eran los semisumergibles. Un tipo de embarcación que en ocasiones se identificaba erróneamente como submarinos cuando en realidad se trataba de embarcaciones en las que la mayor parte del casco se encuentra bajo el agua y sólo asoma una pequeña porción por encima de la superficie.

Durante 2006 avistaron tres y a finales de año lograban capturar el primero, noventa millas al sudoeste de Costa Rica. En 2008 estaban avistando diez al mes pero sólo conseguían hacerse con uno pues sus tripulaciones, al saberse descubiertas, los hunden para no ser capturados con las manos en la masa.

Estos semisumergibles se construyen con fibra de vidrio en improvisados astilleros entre los manglares de las costas colombianas. Son pintados en azul para mimetizarlos con el océano. Hay de todo, unos son muy burdos y mal terminados, otros son mas complejos, dotados con motores diésel de entre 200 y 300 caballos, de 17 metros de largo y una capacidad para 4 tripulantes.

Fabricarlos cuesta hasta un millón de dolares cada uno. Los semisumergibles van a ras de agua, son silenciosos y no dejan estela en el mar. A pesar de la dificultad para ser localizados por los radares cuentan con el inconveniente de ser muy fácilmente detectables desde el aire.

Disponen de una palanca que les permite hundir la embarcación y su carga en el caso de que sean interceptados por las autoridades. Pero en este negocio las decisiones no se toman alegremente, los tripulantes han de recibir autorización de sus superiores para hundir la embarcación. Para las autoridades la misión de intercepción pasa a convertirse en misión de rescate de los tripulantes. Estos no podían ser acusados ya que las pruebas estaban en el fondo del mar. Para evitar esta situación se hicieron modificaciones legislativas tanto en Colombia como en EEUU que preveían como delito el simple hecho de tripular un semisumergible.

La navegación en estos semisumergibles no es precisamente un viaje placentero y rodeado de comodidades. Desde las costas colombianas hasta México a unos 20 kilómetros por hora, la travesía puede durar unos 7-8 días. Viajan hacinados entre fardos de cocaína, no cuentan con retrete y han de hacer sus necesidades por la borda. Por no hablar del peligro. Evidentemente no hay datos oficiales sobre fallecidos en estas travesías, pero tienen que ser muchos.

Cada «marinero» gana por travesía entre los 5.000 y 25.000 dólares, una fortuna en Colombia, donde el salario mínimo es de 250 dólares, pero una minucia comparado con el valor de la carga, unos 200 millones de dólares por 10 toneladas de coca.

En alta mar, unas lanchas recogen la mercancía y la dejan en tierra. En los últimos tiempos el «modus operandi» se perfecciona. En 2006, fue descubierto un semisumergible en las costas de Vigo (España).

«Aunque antes se capturaba a dos de tanto en tanto, en los últimos dos años ha sido una ráfaga», explicaba en Bogotá un oficial de la Embajada de EE.UU. «Los semisumergibles son el transporte elegido por los traficantes de droga», agregó. Desde 1993 las autoridades colombianas han incautado unos 60 semisumergibles artesanales y calculan ahora que el 70% de la cocaína se va por estos medios.

La innovación y la búsqueda de nuevas formas de introducción de estupefacientes parece no tener límites. Es lo que ocurre cuando tenemos un producto ilícito demandado por un mercado insaciable. Diversas informaciones apuntan a intentos de crear submarinos controlados al 100% por control remoto. Serán rumores sin fundamento….

Videos:

 

Fuentes:

http://malcolmallison.lamula.pe/2011/02/19/flotilla-fantasma-de-narcosubmarinos-transportan-el-70-de-la-droga-entre-colombia-y-eeuu/malcolmallison

http://www.farodevigo.es/sucesos/2011/01/11/red-narcosubmarino-abandonado-ria-vigo-enfrenta-121-anos-carcel/507645.html

http://www.militar.org.ua/foro/noticias-temas-de-defensa-y-seguridad-t8394-210.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s