Crímenes paternos

Pocos hechos conmocionan tanto a la opinión pública como que un padre o una madre mate a sus propios hijos. Estos filicidios, denominación con la que se conoce a estos hechos, parecen acciones contra natura, carentes de sentido y explicación. Pero desgraciadamente ocurren.

Estadísticamente los padres matan tanto como las madres, pero hay una diferenciación marcada con respecto a la edad de la víctima: las madres matan a hijos de entre 0 y 6 años; en cambio, los padres matan generalmente a hijos adolescentes o adultos. En cuanto a la edad del homicida: la mayoría de las madres tiene menos de 40 años, mientras que los padres homicidas suelen sobrepasar esa edad.

Las mujeres, son responsables del 13 por ciento de todos los crímenes violentos en los EE.UU. desde 1995 a 2000, sin embargo esta proporción aumenta hasta el 50 por ciento en el caso de los filicidios, de acuerdo con las estadísticas de criminalidad del FBI.

Un dato reseñable es que en ese tipo de crímenes existe una elevada tasa de suicidio por parte del autor o responsable de los crímenes. En otros casos los progenitores terminan entregándose voluntariamente a las autoridades.

Según los datos aportados por el informe ‘Maltrato infantil en la Familia’, del Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia. De cada diez agresores, seis son mujeres y cuatro son hombres. Además, nueve de cada diez agresores no tienen estudios o sólo primarios, el 75% está desempleado -grupo en el que se incluye a las amas de casa- y un tercio consume sustancias tóxicas: en el caso de los hombres, alcohol; mientras que las mujeres abusan de las drogas.

“La idea de que los padres que deliberadamente matan a sus hijos están locos o son malos es demasiado simple. La enfermedad mental es un factor importante, pero también lo es la desesperación” dijo el Dr. Phillip Resnick, director de psiquiatría forense en la Universidad Case Western Reserve en Cleveland.

Existen diversos tipos de filicidios:

El primer tipo es el “altruista”. La madre que planea acabar con su propia vida y cree que los niños estarán mejor con ella en la otra vida. El niño es asesinado para evitar el sufrimiento. La madre ve a menudo al hijo como una extensión de sí misma, y la línea entre el suicidio de la madre y el asesinato de su hijo puede ser borrosa. “La mujer todavía está tratando de ser una buena madre, pero ya no sabe qué hacer”, dice Resnick. Lo que ocurre es que en algunas ocasiones las madres o padres matan a sus hijos y no consiguen suicidarse, pese a intentarlo. Es más difícil matarse a uno mismo que acabar con la vida de sus hijos.

Una segunda circunstancia de filicidio es un padre psicótico agudo que ha perdido contacto con la realidad.

El tercer tipo de filicidio implica palizas o malos tratos. Esta circunstancia representa el 80 por ciento de los homicidios de niños menores de 1 año.

Un cuarto tipo de filicidio es “el niño no deseado”. Un padre que no quiere al niño o se siente incapaz de cuidar de él. Otros padres no están preparados y se sienten abrumados por las necesidades de un bebé. Este podría ser el caso  que conmocionó a toda Francia en noviembre de 2011. Christophe Champenois de 33 años fue acusado de matar a su hijo Bastien de 3 años metiéndolo en la lavadora y poniéndola en marcha con un programa corto de lavado en frío. Actuó así para castigarle por su mal comportamiento. “Era un hijo no deseado” – confiesa su abuela. “El día que nació su hijo su padre se fue a beber y, cuando le dije que tenía un hijo, respondió que no lo quería”. Fue la propia hermana del pequeño Bastien, de 5 años, la que contó la verdad a los vecinos: que su padre lo había metido en la lavadora, y que no era la primera vez que lo hacía.

El quinto tipo se conoce como el síndrome de Medea. Se trata de una venganza en contra del cónyuge por motivos diversos como pueden ser una separación, la infidelidad, etcétera. Se desea dañar haciendo daño a lo que más quiere la pareja, sus hijos.

La investigación de los filicidios no suele ser complicada, teniendo en cuenta que en muchas ocasiones los padres/autores tratan de suicidarse o se entregan a las autoridades. Pero no siempre es así. A veces los padres son negligentes y ocurren accidentes. Como les da terror admitir el accidente simulan una desaparición (como creo que ocurrió en el caso de la pequeña Madeliene McCann).

En algunas situaciones los investigadores detectan comportamientos sospechosos en los padres que dicen haber perdido a un hijo en extrañas circunstancias, por ejemplo el hecho de hablar de ellos en pasado, ¿porqué en pasado si no saben si están muertos?. O como que la madre vista de negro constantemente, un reflejo inconsciente de una situación de luto. Otra posible señal sospechosa es que la madre diga de ellos “están en el cielo”, mala señal.

Los padres autores de la muerte de sus hijos y que denuncian una desaparición cuentan con ventajas sustanciales a la hora de cometer el crimen, dificultando por tanto la investigación. No tendrán problemas a la hora de conseguir que los niños les acompañen al lugar que desean y pueden permanecer mucho tiempo con ellos sin levantar sospechas.

El caso de los niños desaparecidos en Córdoba sigue abierto y encogiendo el corazón de la opinión pública. El padre, José Bretón,  en prisión niega tener conocimiento sobre su paradero cuando todos los indicios apuntan en su contra. Se trata de un caso singular pero no único.

Mayo de 2011, Morenci, Michigan. Tres hermanos de corta edad han desaparecido, se trata de Andrew Skelton, de 9 años, Alexander Skelton, de 7, y Tanner Skelton, de 5. El padre John Skelton, de 39 años, debió de entregarlos a su madre, de la que estaba separado, pero no apareció. John Skelton trató de ahorcarse  no  consiguiéndolo  finalmente y al salir del hospital es detenido. En un primer momento el padre admitió haberlos matado pero posteriormente cambió de opinión. Dijo que había dado los niños a una mujer a la que apenas conocía, una tal Joann Taylor a la que pidió que los entregara a su madre. Tiempo después John Skelton volvió a cambiar de versión e incluso la policía duda de la existencia de esa misteriosa mujer Joann Taylor. Se inicia un gran despliegue para la búsqueda de los tres niños, pero estos siguen sin aparecer. No hay pistas.

Desde prisión el padre dice que entregó a los niños a una extraña organización seudo religiosa y que no regresarán mientras el se encuentre en prisión y su mujer tenga la custodia. Mientras tanto la policía dice que hay pocas esperanzas de encontrarlos con vida. Los registros de las búsquedas de Internet realizadas por el padre, una semana antes de la desaparición de los pequeños, muestran consultas sobre como romper cuellos.

En las primeras versiones dadas por el padre, en las que admitía haberlos matado señaló diferentes localizaciones donde podrían encontrar los cuerpos, pero la búsqueda fue infructuosa.

El 15 de septiembre de 2011 John Skelton fue condenado a pasar entre 10 y 15 años en prisión tras llegar a un acuerdo con la Fiscalía y declararse culpable de detención ilegal. La Fiscalía llegó a esta determinación por la debilidad de las pruebas y dejando la puerta abierta a una futura acusación por asesinato. A día de hoy los niños siguen sin aparecer.

Generalmente se piensa que los niños deben de ser alertados sobre el peligro que representan los extraños, pero quizás lo que más asuste es pensar en el peligro que representan para ellos sus propios familiares.

Documentación:

Menores asesinados por sus padres. Informe centro Reina Sofia 2004-2007

Homicides of children and youth. U.S. Department of Justice

Otras fuentes:

http://www.denverpost.com/news/ci_18151310

http://www.freep.com/article/20110729/NEWS06/107290419/Skelton-s-plea-deal-leaves-door-open-murder-charge-Morenci-boys-disappearance

http://www.unh.edu/ccrc/

4 pensamientos en “Crímenes paternos

  1. John Skelton pudo haber sufrido de alucinaciones pensando que los había entregado por lo que si los pudo haber matado y dejado en un terreo valdio de por su casa si había arboles en es terreno pudo haberlos dejado en uno de ellos pero supongo que por la imagen donde se encuentran los tres viven por el mar o conocen una zona donde hay mar o un mar por lo que los pudo lanzar al mar sin que se dieran cuenta pero con mi teoría anterior del terreno valdio si era este terreno era lodoso pudo haberlos enterrado o pudo haberles dicho que se fueran haciendo pensar que el los mato aun que eso no tiene sentido pero pudo haber sido una manera muy fácil de regresar con su esposa aunque pudo haber pensado en que obtendría algo pero mi duda es que

    • aunque pudo haber sido el flicidio del cuarto tipo ya que pudo haber sido que pensó que por eso su esposa lo dejo por ellos y sintió que el no podían con los tres y los mato aunque pudo haber sido un flicidio del 2 tipo y por eso dijo que se los llevo una señora que el invento o podría ser un ataque de multipersonalidad imaginaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s