El fin del clan Zemun

La detención en Valencia del jefe del clan Zemun, Luka Bojovic, y dos de sus secuaces pone fin a un grupo criminal responsable de numerosos delitos en toda Europa y especialmente en Serbia. Allí no olvidan la participación de estos criminales en el asesinato en el año 2003 del conocido como el Kennedy serbio, su primer ministro Zoran Djindjic.

El pasado día 09-02-12 agentes de la Policía Nacional detuvieron, en un céntrico restaurante de Valencia, a Luka Bojovic, -acusado del asesinato del primer ministro serbio Zoran Djindjic-, junto a su lugarteniente Vladimir Milisavljevic y ejecutor material del asesinato. También ha sido arrestado Sinisa Petric, alias “Baku”, uno de sus sicarios del grupo, imputado por homicidio doloso y fugado de una prisión serbia. Luka Bojovic fue integrante del grupo paramilitar “Los Tigres de Arkan”, -conocidos por su crueldad durante las guerras de los Balcanes-, que derivó posteriormente en un grupo criminal serbio conocido como “Clan Zemun”. Los otros dos arrestados son también miembros del grupo criminal. A Luka Bojovic le constan diversas condenas en su país por delitos de asesinato, tráfico de seres humanos, drogas y armas, y delitos de prostitución. Con esta detención culmina una operación desarrollada durante más de veinte meses, en colaboración con las autoridades serbias y holandesas.

Las autoridades serbias han cursado de forma urgente la solicitud de extradición contra los detenidos Luka Bojovic y Vladimir Milisavljevic por el asesinato del primer ministro serbio Zoran Djindjic. En el caso de Sinisa Petric, la solicitud de extradición está relacionada con asaltos a varias viviendas en Hungría donde se produjeron varios muertos, entre ellos un niño.

Luka Bojovic, de 39 años y natural de Belgrado, era el actual cabecilla del “Clan Zemun” y, además, uno de los fugitivos más buscados por distintos países e INTERPOL. Se le suponen más de veinte asesinatos en Serbia, Holanda y España. Está siendo investigado en Suiza, Rumania, Holanda, Estados Unidos y España por diversos atracos y tráfico de drogas.

Actualmente tiene en vigor una orden de búsqueda y detención para su extradición dictada por Holanda por delitos de asesinato y blanqueo de capitales, y otra orden internacional de detención emitida por Serbia por el asesinato de su Primer Ministro Zoran Djindjic en 2003, víctima de un francotirador.

Los agentes de la Policía Nacional llevaban más de veinte meses investigando a varios delincuentes con movilidad internacional de origen balcánico, dedicados a la comisión de homicidios, atracos a joyerías, receptación, tráfico de drogas y blanqueo de capitales. Los primeros datos constataban que el entorno más cercano del fugitivo Bojovic –su mujer, hijos, hermanos, madre e incluso su lugarteniente- se encontraban en distintas localidades de Alicante y Las Palmas de Gran Canaria.

Los investigadores mantenían un amplio dispositivo de vigilancia y seguimiento al lugarteniente de Bojovic, Vladimir Milisavljevic, comprobando su viaje desde Las Palmas, a Madrid y, finalmente a Valencia donde al parecer iba a mantener un encuentro con otros miembros del clan mafioso.

En el registro del domicilio de los detenidos se han encontrado tres subfusiles Scorpio, una escopeta, nueve pistolas semiautomáticas, un llavero pistola, silenciadores, cargadores, numerosa munición y 557.000 euros en efectivo. Todo a la vista y sin esconder. Las armas estaban guardadas en dos mochilas, preparadas para que pudieran llevárselas en cualquier momento.

Los arrestados, obsesionados con la seguridad, se negaron a comer y beber nada durante varios días temerosos de que se les administrara algún tipo de “suero de la verdad” para hacerles confesar. Por si no fuera suficiente los crímenes de los que se les acusa y por los que han sido ya condenados, ¿qué más tendrán que ocultar?.

La operación ha sido realizada por el Grupo de Atracos de la UDEV Central, de la Comisaría General de Policía Judicial, junto a la UCRIF y la UDYCO de Las Palmas de Gran Canaria, la UDYCO de Alicante y la UDEF Central, de la Comisaría General de Policía Judicial del Cuerpo Nacional de Policía.

Asesinato del primer ministro serbio

La Serbia de finales de los noventa y comienzos del siglo XXI sufría graves tensiones. Por un lado la guerra de los Balcanes había debilitado enormemente el país creando un profundo sentimiento nacionalista. Por otra lado una gran parte de la sociedad estaba deseosa de pasar página, integrarse en Europa y olvidar la época de Milosevic. A todo esto había que añadir una notable presencia del crimen organizado, integrado en su mayor parte por ex-combatientes y paramilitares.

El Primer Ministro serbio Zoran Djindjic, desde su llegada al poder en el año 2000, se había granjeado no pocas enemistades debido a su talante prooccidental, a sus políticas reformistas que habían visto crecer la tasa de desempleo hasta más del 30%, a haber arrestado a Milosevic y enviarlo a La Haya y por luchar contra el crimen organizado.

Sectores antioccidentales de los servicios de seguridad unidos a miembros del crimen organizado, clan Zemun, tomaron la decisión de acabar con el Primer Ministro. Uno de los principales instigadores fue Milorad Ulemek, apodado “el Legionario” por su pasado en la Legión Extranjera francesa. Se trataba de ex comandante de la policía especial (boinas rojas) creada por Milosevic durante los años noventa.

El 12 de marzo de 2003 el Primer Ministro salía de su coche oficial a la entrada de los edificios gubernamentales en Belgrado cuando fue  disparado dos  veces por un francotirador con un rifle Heckler Koch G3.

Luka Bojovic

Su muerte provocó una conmoción en la sociedad serbia. Medio millón de
personas acudieron al funeral de Djindjic. Se declaró el estado de emergencia y más de 1.000 personas fueron detenidas en una masiva operación policial. Entre los detenidos figuraban miembros de la policía y los servicios secretos proclives al extraditado Milosevic. En la operación policial efectuada tras el magnicidio, resultaron muertos dos de los principales jefes del clan Zemun, Dusan Spasojevic y Mile Lukovic.

La unidad de élite de la policía serbia fue disuelta al ser detenidos algunos de sus jefes. Bojovic aprovechó la detención de Milorad Ulemek así como la muerte de Dusan Spasojevic y Mile Lukovic para hacerse con el control total del
clan Zemun.

El Juicio

En Mayo de 2007 se celebró en Belgrado el juicio por el asesinato del Primer Ministro Zoran Djindjic entre estrictas medidas de seguridad, sobre todo teniendo en cuenta que dos de los testigos del caso habían sido asesinados, incluyendo un testigo protegido. La presión también afectó a los jueces del caso, uno de ellos dimitió y otro recibió amenazas de muerte. A pesar de las dificultades el tribunal condenó finalmente a doce hombres. Entre los condenados había miembros de las fuerzas de seguridad y mafiosos. Dos ex-policías Milorad “Legionario” Ulemek, de 39 años, y Zvezdan Jovanovic de 41 años fueron sentenciados a 40 años de prisión. Cinco personas fueron condenadas en ausencia.

El fin del clan

Con la condena de Milorad “Legionario” Ulemek el control de Bojovic sobre el clan Zemun era total, pero las autoridades serbias no estaban dispuestas a dar cuartel a los criminales, habían cruzado la raya. Gran parte de los integrantes de la organización se dispersaron por Europa para continuar con sus actividades criminales. Ya no tenían un refugio seguro en su tierra natal.

Uno de los criminales que emigró era Sretko Kalinić, también conocido como “La Bestia” por las torturas que aplicaba a sus víctimas. De origen serbo-croata, luchó en las guerras de los Balcanes integrado en feroces unidades paramilitares. Después de la guerra se incorporó al clan Zemun y, poco a poco, fue escalando posiciones y ganándose una reputación por sus crímenes, con una veintena de asesinatos.

En 2008 fue condenado en ausencia por su participación en el asesinato del Primer Ministro Zoran Djindjic, así como en otros delitos tales como secuestros y homicidios diversos.

En 2010 fue localizado herido en un hospital en Zagreb, Croacia. Mientras se recuperaba fue interrogado por la policía y empezó a colaborar en el esclarecimiento de diversos crímenes cometidos por el Clan Zemun, entre los que estaba el asesinato de los testigos del juicio de 2007. Kalinić admitió su participación en el asesinato de veinte personas en Serbia, Croacia, Holanda y España.

Sretko Kalinić

A pesar de haber sido condenado en Serbia, Kalinic no podía ser extraditado ya que tenía la nacionalidad croata (además de la serbia) y las leyes de ese país prohibían la extradición de sus nacionales. El parlamento croata decidió ceder y autorizó la extradición cambiando las leyes que lo impedían. Un buen gesto con un antiguo enemigo.

En agosto de 2010 el Gobierno serbio envió un avión a Croacia para efectuar la extradición de Kalinić. La operación se efectuó por la unidad antiterrorista de la Policia serbia (SAJ) manteniendo en secreto los detalles de lugar y hora por motivos de seguridad.

La detención Luka Bojovic pone un punto y final en la historia del clan Zemun y supone un paso muy importante para que la nación serbia salde sus deudas con la historia y se reconcilie consigo misma. Esperemos que no se cumpla lo que Luka Bojovic les dijo a los policías españoles que le detuvieron “¿qué os apostáis a que en menos de un año estoy cenando en el mejor restaurante de Madrid?”.

Video de la operación de extradición de Sretko Kalinić

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s