Los policías y el abuso del alcohol

Ayer domingo día 25 de marzo de 2012 un terrible suceso ocurrido en Mallorca, la muerte por atropello de una ciclista  alemana de 64 años y posterior fuga por parte de dos policías fuera de servicio, ponía de relieve un asunto que permanece mayormente oculto respecto del comportamiento de los agentes policiales de todo el mundo: el elevado consumo de alcohol.

Las circunstancias de este dramático caso son realmente lamentables. Al parecer los agentes, un Inspector jefe de grupo que conducía el vehículo y un policía que lo acompañaba, ambos de la UDYCO (Unidad contra las Drogas Y el Crimen Organizado) volvían de una cena de grupo. Sobre las 10.25 de la mañana, tras una noche de farra y conduciendo un vehículo policial sin distintivos (conocidos como “K” o camuflados), arrollaban a Renate D. que se encontraba practicando ciclismo con su marido por la carretera de Cabo Blanco, Lluchmajor (Mallorca).

Los causantes del atropello no pararon y continuaron su marcha, si bien otro ciclista pudo seguir al coche y avisar a la Guardia Civil del suceso. Se da la circunstancia de que el ciclista que avisó también era un policía fuera de servicio que se encontraba haciendo deporte en la mañana del domingo.

Poco después fueron localizados por la Guardia Civil , que  procedió a su detención, y se les sometió a la preceptiva prueba de alcoholemia dando ambos positivo. Concretamente el conductor una tasa de 1.14.

Al Inspector conductor del coche se le acusa de causar la muerte de la ciclista mientras conducía bajo los efectos del alcohol y de un delito de omisión del deber de socorro. Al acompañante también ha sido detenido por este mismo delito de omisión de auxilio.

El asunto es realmente triste, por la muerte de una persona, por el hecho de que los causantes fueran agentes de policía (aunque estuvieran fuera de servicio), por producirse con un vehículo policial, por estar bebidos y, casi lo peor de todo, por huir del lugar de los hechos.

Algunas fuentes refieren que esto se veía venir pero que nadie había tomado cartas en el asunto:

“Se conocen sus borracheras diarias y continuas desde hace siete años, y los jefes han intentado tapar los desmanes del Inspector, sobre todo, por deferencia a su condición y amiguismo de unos de los Comisarios, y al Jefe de UDYCO de Mallorca”.

“El Inspector era conocido desde hace años por sus melopeas que le hacían inadecuado en muchas ocasiones para estar en servicio, viéndose obligado en ocasiones a tener que abandonar el servicio para ir a dormir la borrachera a su casa”.

“No hace mucho, en estado de embriaguez, volcaron en una rotonda un vehículo K. Avisan de una persona fallecida en el interior de un vehículo en las inmediaciones de la Jefatura, era un vehículo K, con un borracho dentro, el mismo Inspector”.

No se trata de hacer leña del árbol caído ni de justificar un hecho absolutamente injustificable, pero situaciones como esta son la punta del iceberg de una problemática oculta que afecta prácticamente a todos los cuerpos policiales del mundo: el consumo elevado de alcohol entre  los agentes.

Se estima que el consumo de alcohol entre los policías de Estados Unidos dobla como mínimo a la media de ese país (25% frente al 10%).

El consumo de alcohol a menudo es considerado como parte del estilo de vida de los policías. Se consume en elevadas cantidades como forma de relación social y con fines de reducción de estrés. Los policías de todo el mundo se exponen al peligro a diario, trabajan en un entorno burocrático y judicial que, en la mayor parte de las veces, les convierte en personas cínicas y descreídas respecto al sistema. Si a esto unimos el hecho de que han de tratar con lo peor de la sociedad podemos entender algo mejor su comportamiento.

El mundo policial es bastante cerrado. Sus miembros necesitan apoyarse entre ellos y auto reforzarse. Las celebraciones juegan un papel fundamental: despedidas de compañeros, comida o cenas de confraternización, la celebración de un éxito policial, Navidades y Patrones, entre otras. En todas estas ocasiones el alcohol es un elemento presente y los que no consumen son vistos como “bichos raros”.

Los policías, como muchos soldados en combate, a menudo experimentan los efectos del estrés del trabajo de una manera similar el conocido como “síndrome de estrés postraumático”.

Otro de los aspectos del comportamiento de algunos agentes, especialmente aquellos destinados en unidades “de élite” o de investigación de grupos criminales, es el llamado “efecto agujero negro” o “efecto espiral”. Algunos agentes pierden la noción de la realidad. Todo su mundo se centra en detenciones, informadores y delincuentes. Su vida gira en torno al trabajo y algunos aspectos de su comportamiento empiezan a mostrar síntomas de desgaste. Su vida privada se desmorona, tratan a todos los que les rodean como delincuentes y el consumo de alcohol (ya presente de por sí en la vida policial) se hace excesivo. Quizá en el pasado fueron buenos policías pero ahora están descarriados.

Por otro lado, existe una especie de código de silencio que dificulta que un policía denuncie a otro compañero por una conducta problemática relacionada con un  elevado consumo de alcohol.

Las consecuencias de este consumo excesivo son: accidentes de automóvil, violencia doméstica y, en casos graves, conducen al suicidio. De los 71 suicidios ocurridos desde 1984 con agentes del Departamento de Policía de Nueva York, 60 estaban relacionados con el alcohol. En Chicago, todos los casos de suicidios de policías ocurridos entre 1977 y 1979 estaban relacionados con el alcohol.

Para tratar con este problema muchos departamento de policía en los EE.UU. adoptan una estrategia de proporcionar algún tipo de ayuda sólo cuando ellos descubren el problema. Esa ayuda suele ser el remitir al agente a algún tipo de programa de desintoxicación. Normalmente no implantan programas de detección primaria. En España no llegamos ni a eso, como en tantos otros asuntos no se hace oficialmente nada y cuando pasa una desgracia todo son lamentos.

http://www.publico.es/espana/427201/dos-policias-nacionales-atropellan-a-una-ciclista-y-se-dan-a-la-fuga

http://www.foropolicia.es/foros/inspector-mata-a-ciclista-con-un-k-y-se-da-a-la-fuga-t91092.html

Referencias en inglés sobre el consumo de alcohol por los policías

http://findarticles.com/p/articles/mi_m2194/is_1_68/ai_54036506/

http://milestonegroupnj.com/?p=142

Documentos pdf en inglés

Alcohol and tobacco consumption among Police Officers

Drug_and_Alcohol_Policy

7 pensamientos en “Los policías y el abuso del alcohol

  1. Dos noticias que me han impresionado en un período de poco más de un par de meses.
    Y que contraste tan grande entre ellas.
    Entre esta noticia y la de los tres funcionarios que fallecieron el pasado mes de enero en la playa del Orzán de La Coruña, hay lo mejor y lo peor de un Cuerpo.
    He de felicitarte Murkko por tu rapidez a la hora de cazar y reflejar los comentarios que circulan en la red acerca de este desgraciado incidente de Mallorca.
    Esos antecedentes del Inspector que al parecer circulan por ese foro, los ví por la tarde fugazmente, ya que al poco rato editaron los post a los que haces referencia en el entrecomillado.
    Quién los escribió, creía tener la certeza de que se trataba de la misma persona, y al poco rato al parecer confirmó sus sospechas y todos los comentarios fueron editados, imagino en aras de ese falso corporativismo que a veces impregna a algunos cuerpos, y no solamente me refiero a los Cuerpos de Seguridad.
    Creen en ese foro, que suelo leer de vez en cuando, que con editar los post ya solucionaron el problema, sin tener en cuenta que todo aquello que se escribe en cualquier momento en la red, queda guardado para siempre en alguna parte de la misma, y no precisamente en el servidor de las páginas que se publican, si no en servidores dotados de robots de indexado y almacenaje que guardan esos datos para siempre, incluidas las ediciones posteriores.
    Lo que ha pasado con dichos comentarios, es un fiel reflejo de lo que se comenta en muchos puntos de la red respecto del falso corporativismo, un compañerismo mal entendido, y una falta de dignidad muy grande.
    Miedo. Mucho miedo.
    Miedo al enfrentamiento en defensa de la verdad. Miedo a la transparencia donde la misma debería ser un pilar fundamental. Miedo a ser tachado de…. Miedo a perder las habichuelas.
    No siempre sucede eso. Ni tampoco es la norma.
    Como ejemplo, ese funcionario fuera de servicio, (para mas INRI compañero del mismo Cuerpo), disfrutando de su paseo ciclista, que persiguió al vehículo y denunció los hechos ante el Cuerpo de Seguridad competente (Guardia Civil), ya que los mismos sucedieron en una carretera comarcal. Un buen ejemplo de comportamiento ciudadano y profesional.
    Lo triste de todo esto, es que por hechos semejantes, se enjuicia a todo un Cuerpo, cuando no es justo que se haga así.
    Pero, tampoco es de recibo, que supuestamente, sus superiores, si es cierto los antecedentes que relacionan a este Inspector con la ingesta de bebidas alcohólicas y conducción, teniendo conocimiento de ello, no lo hayan apartado del servicio y enviado a un programa de desintoxicación.
    Si se trata de la misma persona, creo que debería hacerse una buena limpieza de mandos y una depuración de responsabilidades. Y que cada cual cargue con la parte que le toca.
    Que tome nota el Sr. Ministro, que prácticamente casi han pasado 100 días desde su toma de posesión en el cargo, y si quiere hacer una buena tarea, ya tiene por donde empezar.
    Respeto mucho a los Cuerpos de Seguridad del Estado.
    Me acuerdo mucho de sus muertos en acto de servicio.
    Tengo a algunos amigos y conocidos entre ellos a los que aprecio profundamente.
    Y creo al igual que tú, que este problema de alcoholismo y drogadicción debe ser erradicado.
    En caso contrario, y deseo fervientemente que no ocurra así, no tardaremos en volver a ver en los medios de comunicación hechos similares.
    Un saludo.
    PD:
    Disculpa si este comentario se publica dos veces. La primera vez pulsé el botón de publicar comentario, sin haber puesto los datos. Te ruego elimines cualquiera de ellos para evitar la duplicidad. Un saludo.

    • Gracias por tu aportación. Vaya por delante mi apoyo a la profesión policial pero es cierto que comportamientos así no son para nada justificables. Un saludo

  2. En un periodo de un año, existen varios casos de éste tipo. Éste llama la atención por su pertenencia a un Cuerpo de Seguridad del estado, ¿y que? Creeis que son distintos al resto de los mortales y no es así; es más no quiero justificar una actitud que de entrada me parece deplorable, inhumana, insensible, indigna y todos los calificativos se quedan escasos con el fin de guardar la educación lingüistica, pero vamos a realizar un ejercicio de conciencia.
    ¿Cuánta gente ha bebido alcohol y después ha conducido?
    Podemos incluir a una gran parte de la población en algún momento de su vida
    ¿Cuánta gente sabe que es un delito ponerse al volante con una tasa de alcohol superior a 0,60 mg/l de aire espirado (1,2 g/l en sangre), que se castiga con tres a seis meses de prisión o multa de seis a 12 meses y trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días. También incluye privación del derecho a conducir de entre uno y cuatro años; si te retiran el carné de conducir tendrás que hacer un curso de reciclaje?
    Cinco cervezas y cinco chupitos pequeños en un intervalo de cinco horas y coger el coche supone cometer un delito.
    Las leyes están para ser cumplidas y todo delito castigado con la vigencia de la ley en curso es un triunfo democrático.
    ¿Cuánta gente sabe, que además de lo que el Código Penal impone, a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en su reglamento interno por la comisión de un hecho delictivo de ésta índole, aunque suceda en su ámbito particular incluye la separación definitiva del servicio?
    Quiero hacer esta reflexión porque tratándose de cualquier persona, el castigo impuesto en el Código penal hace que en no pocas ocasiones, intente el autor del hecho darse a la fuga, ¿porque creemos que un policía no va a actuar del mismo modo?
    ¿Porque es policía? Acabo de explicar que eso no exime ni atenúa ni equilibra la pena con el resto de los ciudadanos, sino que agrava en estos casos las consecuencias posteriores para su persona ya que además de lo impuesto en el Código penal se va a quedar sin trabajo.
    ¿Por humanidad, dignidad, sensibilidad, honestidad…? Estos valores tristemente no cotizan mucho hoy en día y ¡cuánta falta nos hacen! Es más, es complicado creer que estos policías pudieran tener esos valores en su “haber”, ya que a falta de contrastar lo publicado en algún medio, parece ser que tenían problemas, al menos con el alcohol.
    Podemos pensar que tomaron una decisión equivocada, delictiva, deplorable, deshonesta, indignificando el Cuerpo al que pertenecen; realmente así es.
    Por otro lado vemos la actitud profesional del agente del mismo Cuerpo que realiza un trabajo espectacular, gracias al cual son detenidos los presuntos autores del atropello. Por cierto, un ejemplo anti-corporativista y profesional.
    Este es un ejemplo de la sociedad en la que habitamos, en la que se constata la existencia del bien y el mal. Esto es así en todos los ámbitos sociales y grandes colectivos.
    ¿Crees que el tuyo es de otra manera?
    El de la policía tampoco.
    Por cierto, la sociedad no se construye en 100 días.
    En cuanto al abuso del alcohol de policías, es posible que las películas americanas hagan gala de ello como demuestra con datos el post publicado en relación a la policía norteamericana pero la realidad en España es bien distinta afortunadamente

    • Gracias por tu interesante reflexión. Pero discrepo en un punto, si que existe un problema con el consumo de alcohol en todas las fuerzas policiales del mundo, incluídas las españolas. Eso no significa que sea un problema que sufran la mayoría de los agentes. Como es muy complicado obtener estudios objetivos al respecto sobre lo que ocurre en España, hablo sobre hechos conocidos de propia mano y por fuentes directas. El problema existe.

  3. El problema no es solo el alcohol. Me gustaría saber exactamente cuanto se quema de toda la droga requisada en España. Se van destapando casos de “reubicación” de la droga decomisada en las calles, y mucho me temo que no son hechos aislados.

    • Disiento, esas “reubicaciones” de las que hablas si que son hechos aislados, por fortuna. El mayor problema en España es que la droga incautada está almacenada durante demasiado tiempo antes de que se materialice su destrucción. Y las condiciones de esos almacenes no son precisamente buenas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s