Planeadoras y otras bestias marinas. 1ª parte

Una gran parte del narcotráfico mundial es realizado mediante diversos tipos de embarcaciones. Se utilizan mercantes, pesqueros, embarcaciones de todo tipo y, como no, las famosas planeadoras para distancias medias o cortas, aunque últimemente van ganando en autonomía. Auténticas bestias del mar rígidas o semirígidas provistas de hasta ocho motores y que alcanzan velocidades imposibles, capaces de transportar hasta 3000 kilogramos de cocaína o hachís.

Los fardos, forma de envase habitual de la droga y que oscilan entre 25 y 30 kilogramos, pueden ser fondeados y marcados con una boya, esperando a ser recogidos por un pesquero o de forma escalonada por una pequeña embarcación cuando la situación sea propicia. Son impermeabilizados con plásticos y fundas similares, para evitar que se filtre la humedad, siendo su envoltorio exterior de tela de arpillera con un asa para facilitar el transporte, carga y descarga. Suelen ir numerados o marcados con diferentes signos para control de la organización.

En otras ocasiones son alijados en la playa, para lo que se desplazan varias personas a la línea de costa, y los cargan directamente en un medio de transporte o son escondidos. Establecen vigilancia en los accesos y poblaciones próximas, y desde hace ya tiempo suelen ir armados, bien para defenderse de algún posible robo de la mercancía por parte de otra organización o para disparar contra los cuerpos de seguridad que les puedan sorprender.

Galicia

En los últimos años han surgido grupos más reducidos, muy activos, compuestos por jóvenes que en muchos casos son familiares directos de los viejos capos. Aportan pericia y arrojo en el manejo de las embarcaciones rápidas (planeadoras neumáticas y yates especializados que alcanzan hasta los 40 nudos), así como el conocimiento de las rías.

Estos nuevos narcotransportistas no compran la droga en origen sino que cobran comisiones por su trabajo. El pago se realiza en mercancía (entre el 20 % y 30 %) si se encargan de recoger la droga en alta mar, alijarla, almacenarla en tierra y conducirla hasta Madrid. Sólo entre el 6 y 12% si se encargan tan solo de recogerla en lanchas rápidas y alijarla, haciéndose cargo el grupo colombiano inmediatamente del material.

Están empleando en la actualidad embarcaciones mayores y muy rápidas para recoger la droga en alta mar, cerca de África, e ir navegando hasta las proximidades del litoral gallego, donde se trasvasa a las planeadoras.

En las cercanías a la costa esta logística es prestada por las conocidas como cabezonas o pulpeiras, que les suministran el combustible necesario para realizar varios viajes o repostar el consumido. Las planeadoras surgieron para el contrabando de tabaco, y son ocultadas en las numerosas naves, astilleros o garajes de domicilios que hay ubicados junto a la costa; o bien en zonas industriales, a las que son transportadas en camiones. Su fabricación puede ser realizada en astilleros propios en Galicia o en el norte de Portugal, o bien importadas de otros países, como por ejemplo Inglaterra.

Las versiones más grandes y sofisticadas de las planeadores son auténticos yates preparados que suponen una inversión superior a un millón de euros y requieren de estaciones de repostaje, generalmente a través de pesqueros, que zarpan para suministrar combustible. La cocaína suele ir lastrada para poder arrojarla y que así se hunda rápidamente. Se habla incluso de que alguno de estas embarcaciones ha sido capaz de cruzar el Atlántico con el apoyo logístico necesario para realizar directamente viajes a Colombia.

La embarcación más espectacular nunca vista en las rías gallegas fue encontrada el 12 de febrero de 2009 varada en una playa de Nigrán con los tanques llenos de combustible, víveres para quince días y las cartas marinas indicando la posición del buque nodriza en alta mar donde iba a recoger la cocaína.

Se trata de una narcolanzadera valorada en 1,5 millones de euros, de más de 18 metros de eslora y 2.100 caballos de potencia, provista de siete motores Suzuki de 300 caballos cada uno, cada uno de los cuales dispone de su propio ordenador de arranque, capaces de hacer volar a la lancha a 60 nudos (120 kilómetros por hora) y que podía almacenar en sus depósitos hasta 20.000 litros de combustible. La potencia de la embarcación permitía a sus antiguos propietarios plantarse en medio del Atlántico en dos días y medio para recoger cargamentos de cocaína de los barcos nodriza. Contaba, entre otro equipamiento, con instrumental de navegación, radares y sistemas de comunicaciones.

Esta poderosa embarcación fue encargada a un astillero de Treviso (Italia) por uno de los más famosos narcos gallegos y diestro piloto de planeadoras Manuel Abal Feijoo, alias Patoco. La planeadora pronto se hizo popular entre narcotraficantes y policías, y tenía hasta apodo en honor a su dueño: la Patoca. Esa “bestia marina” era capaz de llegar hasta las costas de Suramérica, y en alguna ocasión fue detectada a más de 200 millas de distancia de la costa.

Patoco contaba con varias naves situadas junto a las rías o en desembocaduras de ríos, con una salida directa al mar, para lanzar desde allí sus planeadoras. Los emplazamientos de las naves eran secretos. Tanto, que los operarios que acudían allí a trabajar eran trasladados por miembros de la organización con los ojos vendados. Además, las naves contaban con medidas de seguridad como cámaras en todos sus ángulos y alarmas algo que resultaba bastante sorprendente cuando querían hacerlas pasar por simples granjas de cerdos.

El 08-11-08 Patoco perdía la vida tras empotrar su potente moto contra un coche cuando regresaba a su casa de Cambados después de cerrar los detalles de un desembarco de cuatro toneladas de cocaína.

La Guardia Civil solicitó a la Fiscalía Antidroga que la poderosa embarcación propiedad del narco les fuese asignada. Así fue, y actualmente es usada por la Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Guardia Civil para la realización de abordajes en alta mar.

10 pensamientos en “Planeadoras y otras bestias marinas. 1ª parte

  1. Si no llega a aparecer abandonada ¿no se la podían haber quitado? ¿o tenía los papeles en regla y era legal?

  2. descansa en paz patoco ,con esta crisis volvera a gerra as rias como nos 80 e 90 todos queremos comer ……………e mais honrado esto que roubar

    • de lo de ceuta doy fe, yo he cumplido condena en el sur ,,, un abrazo tanto a los caballas como a los gallegos mas bravos, desde bilbao

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s