Planeadoras y otras bestias marinas. 2ª parte

El Canal de la Mancha es uno de los puntos de Europa donde las potentes embarcaciones o lanzaderas son empleadas con asiduidad por los narcos para el narcotráfico. Los típicos barcos de pesca han sido especialmente modificados para el transporte de droga a través del Canal de la Mancha. Poseen la friolera de aproximadamente 2.000 caballos de potencia.

La embarcación que se ve en la imagen atravesaba el Canal de la Mancha unas tres veces por semana a tal velocidad que los radares los guardacostas británicos no la detectaban por falta de precisión. Por este motivo se hizo traer un helicóptero especializado para cazarla, encontrando a bordo de la embarcación 300 Kg’s de cocaína pura.

En el año 2004 Richard Neil Davison (ingeniero británico y director de la compañía Crompton Marine, especializada en sistemas propulsores complejos) y su novia, Ellen George, fueron arrestados después de que las autoridades españolas, en una operación anti-droga, capturaran un gran número de barcos vendidos y publicitados por su compañía. Eran sospechosos de utilizar la compañía Crompton Marine como proveedora de barcos de alta velocidad para traficantes, anunciándolos como embarcaciones de alta velocidad y con una baja detección de los radares. Seguidamente después del arresto dela pareja Ian Rush continuaría con el negocio ilícito pero esta vez bajo el nombre Nautexco Marine, siendo arrestado también posteriormente. Richard Davison y Ellen George idearon compartimentos secretos en este tipo de embarcaciones.

Estas embarcaciones semi-rígidas eran utilizadas por los contrabandistas. Poseían una longitud de entre 30 y 60 pies, teniendo un precio de 435.000 euros. Ofrecían para cada embarcación hasta ocho motores . Estaban diseñadas con perfiles bajos, para no ser detectado por los radares y pintados de gris o negro para hacer más difícil su detección en el agua. Cuentan con una capacidad de carga, entre los 5.000 y los 6.000 kilos. El hecho de estar especialmente adaptadas para escapar de los radares dispararon su demanda y pronto llegaron a aguas del Mediterráneo para el transporte de droga entre el norte de África y el sur de España. Son las neumáticas de alta velocidad tipo `RIB´ (rigid inflatable boats), capaces de alcanzar los 2.000 C.V. de potencia mediante la incorporación de ocho motores fuera borda de 250 caballos de potencia cada uno, que podían llegar a aumentar la velocidad de la embarcación hasta en 60 nudos (unos111,120 km/h).

Se comercializaron con tapadera legal bajo la marca `Crompton Marine´ desde 1999 hasta 2004, cuando las operaciones `Marinas´y `Náuticas´ de la Agencia Tributaria y de la Guardia Civil desarticularon parcialmente la organización que las construía.

Pero estas semirígidas, de entre 14 y 18 metros de eslora, han seguido fabricándose en el Reino Unido y comercializándose desde Málaga bajo otras denominaciones como ‘Nautexco Marine’.

La Agencia Tributaria calcula que en los 11 meses que duró la investigación de la `operación Marinas´ fueron botadas desde España 94 zodiacs de este tipo que transportaron 141 toneladas de droga. Entre la `selecta clientela´ de esta red estaba el capo gallego Manuel Charlín, a cuya organización le fueron requisados 5.600 kilos de hachís que transportaban en semirrígidas Crompton.

Las zodiacs son transportadas en camiones hasta España y botadas con grúas por la noche en puntos del litoral previamente elegidos, o bien con la complicidad de empresas náuticas y varaderos, que cobran entre 6.000 y 15.000 euros por cada lancha puesta en el mar. También se han detectado botaduras en lugares tan alejados como el Delta del Ebro, Ibiza o Benicassim.

Los británicos cobran las RIBs una vez puesta en el mar y, según la AEAT, equipadas con todos los elementos necesarios para la navegación clandestina como GPS, radares, trajes de neopreno, visores nocturnos, fundas de agua para móviles, etc.

Furgonetas cargadas con más de un centenar de garrafas de gasolina de 25 litros se encargan de su aprovisionamiento de combustible tanto para las botaduras como para el repostaje. Los ocho motores de las RIB de Crompton y Nautexco consumen 900 litros en cubrir el trayecto entre las costas de Marruecos y España en singladuras de una hora. Además de la droga, pueden cargar hasta 15.000 litros de combustible, lo que las dota de una enorme autonomía para los alijos.

Marruecos

Mar Chica es la laguna salada de115 kilómetroscuadrados muy parecida al Mar Menor (Murcia) que baña la ciudad de Nador en Marruecos. Sus aguas llegan hasta un kilómetro de Melilla y es, según la Guardia Civil, el punto de partida para “la casi totalidad de las embarcaciones utilizadas para las operaciones de tráfico de droga en las costas españolas” que tienen su origen en Marruecos. Allí tienen su base, según los vecinos de Nador, cerca de 200 embarcaciones semirígidas que transportan el hachís hasta la Península. En temporada alta zarpan tres o cuatro veces a la semana entre 30 y 40 planeadoras cuya carga oscila, en función de la distancia que van a recorrer, entre una y cinco toneladas de droga. La potencia de sus cuatro o cinco motores de 250 caballos, comprados en España e introducidos ilegalmente en Marruecos, les permite alcanzar velocidades que superan los130 kilómetros por hora por lo que, en circunstancias normales, resulta muy difícil darles el alto cuando navegan cargadas de fardos.

En Nador, una ciudad de 126.000 habitantes, es muy común ver coches de lujo de gran cilindrada en los que se suelen desplazar por sus calles los jóvenes traficantes. La carga de las planeadoras se hace a la luz del día ante la mirada de la gente, aunque luego parten al anochecer.

Estas embarcaciones son, en general, dela marca Crompton Marine, de entre 12 y16 metrosde eslora, con casco de plástico reforzado con fibra de vidrio. Las propulsan hasta cinco motores Yamaha de 200 caballos cuya compra está restringida en Marruecos. Por eso son importados ilegalmente de la Costa del Sol. Su precio total alcanza los 300.000 euros. Carecen, por supuesto, de matrícula y están pintadas de negro para pasar inadvertidas.

A bordo viajan un piloto, que cobra entre 27.000 y 30.000 euros por travesía, un copiloto, pagado entre 5.000 y 6.000, y un tercer tripulante, encargado de echar gasolina a los motores, se embolsa entre 3.500 y 4.000 euros. A bordo llevan una treintena de garrafas y, a veces, dos o tres inmigrantes de toda confianza, es decir, del Rif, que se quedan en España, pero antes ayudan a descargar.

Con estos sueldos y los pingües beneficios los narcos se han convertido, junto con los emigrantes, en un modelo social para los jóvenes de la provincia de Nador. Allí, la gente sospecha que las instituciones están implicadas en las operaciones de tráfico y comercialización del hachís. Se habla del apoyo brindado a los barones de la droga por influyentes responsables de las fuerzas de seguridad.

Mientras tanto, en España, el cerco que Interior ha establecido en Andalucía con el SIVE (Servicio Integral de Vigilancia en el Estrecho) ha forzado a las planeadoras de la droga y a las pateras del tráfico de inmigrantes a desplazar sus rutas. Estos periplos más largos, de ida y vuelta, no frenan a los narcos. En los últimos meses se han localizado media docena de lanchas en Mallorca e Ibiza, motorizadas con hasta con cuatro motores de 250 caballos, que pueden transportar cuatro toneladas de droga. Descargan y retornan a la base, en Marruecos. A veces han llegado hasta el delta del Ebro, en Cataluña. Los helicópteros y las lanchas del Ministerio del Interior no siempre tienen la autonomía y la velocidad suficiente para interceptar a las planeadoras. En otros casos, rebasan España y depositan su cargamento cerca de Marsella.

Pilotos

El manejo de estas poderosas embarcaciones utilizadas por los narcos requiere grandes dosis de arrojo, destreza y habilidad. A las grandes velocidades que alcanzan hay que sumarle las peligrosas maniobras que realizan para huir de las Fuerzas de Seguridad. En algunas ocasiones estas planeadoras acaban estrellándose contra la costa o empotradas contra las patrulleras que los persiguen.

Las organizaciones inglesas dedicadas a la venta de este tipo de embarcaciones llegan a suministrar también pilotos holandeses especialistas en el manejo de estas embarcaciones.

Un caso peculiar es el de el onubense Sergio Jesús Mora Carrasco, alias el Yeyo, un conocido traficante de hachis y piloto de planeadoras que simultaneaba sus actividades ilícitas con competiciones en la Powerboat Class-3, considerada como la Fórmula 1 del mar, integrado en el equipo nacional Spirit of Spain y logrando ser una de las revelaciones de dicha competición y llegando a plantearse la consecución del Mundial.

Su meteórica –y breve– carrera como piloto en el Powerboat Class-3 se vio truncada tras ser detenido en 2009 por alijos incautados en 2002 y 2006, en los que fueron aprehendidos 9.200 kilogramos de hachís procedentes de Marruecos. El Yeyo cuenta con un patrimonio –obtenido a través del narcotráfico– de más de 30 millones de euros, entre dinero y propiedades, siempre a nombre de terceras personas y entidades.

Precisamente El Yeyo fue detenido cuando se disponía a dar el salto a la Class-1 –la modalidad más rápida y extrema del Powerboat– con el equipo Spirit of Spain –con lo que se convertiría en el primer piloto español de la historia en la máxima categoría–, pese a su corta experiencia en la competición. En enero de 2009, Sergio Mora llegó a encabezar la clasificación del Mundial Class-3 tras lograr un cuarto puesto en Dubai y la primera posición en Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos), demostrando excelentes aptitudes para este deporte. El equipo Duemme Broker, al que perteneció, calificó a Mora como el «gran descubrimiento» de esta modalidad deportiva.  En la actualidad Sergio Jesús Mora Carrasco “Yeyo” cumple una condena de once años de prisión por narcotráfico.

Fuentes:

http://noticiassva.blogspot.com.es/2011/09/farina-da-terra.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/03/15/andalucia/1237115649.html

http://www.interviu.es/reportajes/articulos/patoco-convirtio-una-granja-porcina-en-la-mayor-base-de-transporte-de-cocaina/

http://elpais.com/diario/2010/03/28/galicia/1269775095_850215.html

4 pensamientos en “Planeadoras y otras bestias marinas. 2ª parte

  1. Buenísimo reportaje tanto el primero como el segundo, espero que pronto hagas una tercera parte y te animo a ello.

  2. 13-01-2015
    La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Huelva ha condenado a tres años y dos meses de cárcel a Sergio Mora, un narcotraficante conocido con el sobrenombre de «Yeyo», a tres años y dos meses de cárcel y al pago de una multa de 5 millones de euros por el uso de bienes adquiridos con sus actividades ilícitas a nombre de terceras personas.

    La sentencia de conformidad afecta a otros seis acusados, que han sido condenados a un año y siete meses de prisión por un delito de receptación de capitales procedentes de actividades de narcotráfico.

    El «Yeyo» dispuso de los bienes adquiridos con sus actividades ilícitas relacionadas con el tráfico de drogas, a nombre de sus anteriores titulares, personas de su confianza o de sociedades instrumentales carentes de actividad. De esta forma, adquirió una vivienda en Huelva, tres en Marbella, un chalet con atraque en urbanización La Marina del Rompido y un cortijo en Trigueros.

    En la operación, desarrollada en 2008 y 2009, se llegaron a intervenir bienes por valor de diez millones.

    http://sevilla.abc.es/andalucia/huelva/20150113/sevi-narcotraficante-yeyo-suma-tres-201501131730.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s