Guerra sin cuartel en Sao Paulo

Enfrentamientos armados, ejecuciones, represalias, dos bandos y víctimas inocentes. Aunque no lo parezca hablamos de São Paulo, la ciudad más poblada de Brasil con 20 millones de habitantes y que en estos últimos meses observa con temor una guerra no declarada entre la Policía Militar  y los delincuentes del PCC (Primer Comando de la Capital).

El número de asesinatos en la ciudad más poblada de Brasil se ha disparado. Las víctimas caen en tiroteos entre policías y criminales, en ejecuciones sumarias o alcanzadas por balas perdidas. Desde principios de septiembre hasta la mañana del lunes 5 de noviembre, cerca de 300 civiles perdieron la vida en el Gran São Paulo. En comparación con el mismo período del año pasado, un incremento de alrededor del 90% en el número de asesinatos.

Al caer la tarde los barrios más alejados de la zona comercial se quedan desiertos. Los autobuses han cambiado sus horarios y los niños han dejado de ir a la escuela en el turno de tarde.  Hay un toque de queda extraoficial.

Los contendientes

La Policía Militar (PM) del Estado de São Paulo, Brasil, da protección a una población superior a los cuarenta millones de habitantes.  Es una fuerza policial integrada por 120.000 efectivos lo que la convierte en la primera fuerza de policía de Brasil y la tercera más grande de toda América Latina. Su función principal es la seguridad ciudadana y el mantenimiento del orden público. La Policía Militar de São Paulo, pertenece a las Fuerzas Armadas  de Brasil, pero forma parte del Sistema de Seguridad Pública y Defensa Social y colabora y apoya a la Policía Civil.

El Primer Comando de la Capital (PCC) es una organización criminal de São Paulo. Surge en la década de 1990 en el Centro de Rehabilitación Penitenciaria de Taubaté, un lugar que acogió a prisioneros transferidos por ser considerados altamente peligrosos por las autoridades.

Su actividad principal es el narcotráfico, que desarrolla en los barrios marginales de São Paulo creando una estructura social prácticamente mutual que le sirve de apoyo y cobertura. El PCC está creciendo dentro de Brasil, pero también hacia Paraguay, Bolivia.

El control de tráfico de estupefacientes en la megalópolis  de São Paulo produce grandes beneficios, sobre todo teniendo en cuenta que Brasil es uno de los 20 principales productores y traficantes de drogas en el mundo y es el segundo mayor consumidor de cocaína, después de Estados Unidos.

En la actualidad el PCC compra directamente la cocaína y marihuana en Bolivia y Paraguay, evitando el uso de intermediarios.

Orígenes del conflicto

Desde 2006, año en el que se producen los últimos disturbios y asesinatos a gran escala protagonizados por el PCC en São Paulo, el Gobierno venía manteniendo un acuerdo tácito con los criminales, de modo que un lado no se metía con el otro (policía y PCC). Esta política sirvió para ganar fuerza al PCC en las cárceles y en las calles.

En mayo pasado una emboscada de la ROTA -un famoso comando de la Policía Militar- acaba en la muerte de seis miembros del PCC en una gasolinera. Un testigo llamó a la propia policía denunciando un asesinato a sangre fría de uno de los sospechosos por los agentes. Tras recuperar las grabaciones de las cámaras de seguridad de la autovía 9 miembros de la ROTA de los 26 que participaron en la acción son detenidos. El PCC reacciona ordenando un «toque de recolher» (un paro armado) en el barrio de uno de sus caídos. Esto va acompañado de los primeros asesinatos de PMs. Otros grupos delincuenciales de base se unen a la campaña espontáneamente. Si antes de la matanza en la autopista, el recuento de PMs caídos por acciones del PCC durante todo el año no llegaba a la treintena, entre el 29 de mayo y el 4 de noviembre ascienden a 61.

Desde la cárcel, los líderes históricos del PCC, advierten del peligro de una radicalización de los enfrentamientos, tanto para los negocios como para la estructura de bienestar social del grupo. Pero las bases piensan en otros términos, además, tras la «limpieza» de las favelas de Río, están recibiendo «refugiados» del Comando Vermelho y otras organizaciones. La «fracción belicosa» de los cuerpos de seguridad contraataca y la violencia se dispara.

El cuerpo de élite de la Policía Militar, la Rota, pasó a investigar el crimen organizado en la calle, una función que anteriormente le correspondía a la Policía Civil. La PM aplica en muchas de sus actuaciones una lógica represiva indiscriminada primándola por encima de una política de investigación. Ha habido indicios de abusos: muchos cadáveres de miembros del PCC en las operaciones de la Policía Militar en lugar de detenidos. Ahora el PCC está respondiendo siguiendo la lógica ACCIÓN-REACCIÓN. La estructura militarizada de la PM favorece que  se trate a cierto sector de la población como enemigos a los que hay que abatir en vez de cómo sospechosos. Tampoco ayudan mucho los discursos “duros” de gobernadores alentando a las fuerzas del orden a una acción enérgica. Por último, la falta de inversión en cualificación profesional en la PM hace que se disparen las “malas” intervenciones.

Existen por otro lado algunas voces que hablan de una supuesta disputa por el control de las máquinas tragamonedas en la región metropolitana de São Paulo. Según dichas informaciones, el PCC estaría reaccionando a la invasión de sus territorios por una milicia formada por militares retirados y en servicio activo, respaldados por agentes corruptos. El negocio de máquinas tragaperras, tradicionalmente explotados por el crimen organizado, es cada vez más rentable, y atrae a competidores poderosos. Las tragaperras son instaladas por el distribuidor en los barrios pobres y en los suburbios de la ciudad, teniendo que pagar hasta  400 reales al mes para mantener sus máquinas funcionando bajo la protección de la CCP. Este ingreso ya compite con el negocio principal de la facción, el tráfico de drogas, que maneja cerca de 6 millones de dólares al mes.

Ejecuciones

Diversas confesiones ante la policía de los asesinos del PCC corroboran las conversaciones telefónicas interceptadas en las que líderes de las facciones daban a sus subordinados órdenes de matar a policías militares. Una de esas confesiones es la de Jefferson Luis Miranda, de 32años, en la que aseguraba que saldaría su deuda de  10.000 reales con el grupo criminal matando a un oficial de policía. En otros casos, el PCC está aceptando que traficantes de bajo nivel paguen pequeñas partidas de drogas con la muerte de policías.

Cartas publicadas por el diario Folha de São Paulo revelan que líderes del PCC ordenan la ejecución de dos policías por cada “hermano caído” en manos de la PM. En diversos registros y detenciones practicadas también se habrían intervenido a los delincuentes listados de posibles objetivos policiales.

El sargento de la Policía Militar Marcelo Fukuhara, de 45 años, es una de las víctimas de esta espiral de muerte.  El domingo 7 de octubre sería asesinado por dos hombres armados con rifles de asalto mientras paseaba a su perro enfrente del negocio regentado por su esposa.  En ese mismo hecho también moría un vigilante de seguridad que trataba de auxiliarle.

Otro caso dramático es el ocurrido el pasado 3 de noviembre, cuando unos sujetos mataban de diez tiros en la espalda a la agente de la PM Umbelina Marta da Silva mientras se encontraba abriendo el portón del garaje de su casa acompañada de su hija de nueve años. Umbelina, divorciada y madre de dos hijas, llevaba más de diez años en el cuerpo y trabajaba en el área administrativa del batallón 18. Con dicha muerte se eleva a 90 el número de policías muertos en el estado de São Paulo desde el comienzo del año.

Se sospecha que agentes del orden descontentos con las muertes de sus colegas han formado escuadrones de la muerte y milicias paramilitares pata tomar represalias contra los ataques criminales.

Dudas políticas

El descontento popular ha motivado que la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, se ofreciera a enviar al Ejército, que con tanto éxito combate a los narcos en Rio de Janeiro. Pero el Gobernador de São Paulo, Geraldo Alckmin, ha rechazado la idea argumentando que los 130.000 policías del estado de São Paulo constituyen una fuerza más que suficiente para solventar el problema. Sin embargo, si que ha aceptado transferir a prisiones federales a algunos de los líderes del PCC encarcelados en prisiones de la región, consciente del hecho de que desde el interior de las prisiones se organizan muchos de los asesinatos y actos criminales.

La enorme fuerza económica de Brasil no parece que le sirva de parapeto para las altas tasas de violencia y desigualdad social, sus grandes tareas pendientes. Mientras no logre resolver estos asuntos Brasil no llegará nunca a ser una sociedad rica y equilibrada, que garantice a sus ciudadanos derechos básicos, por muchos Mundiales y Olimpiadas que organice.

Fuentes:

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/11/23/actualidad/1353657395_579605.html

http://www.rodrigovianna.com.br/plenos-poderes/foi-aberta-uma-guerra-entre-pm-e-pcc.html

http://www.reuters.com/article/2012/11/07/us-brazil-crime-idUSBRE8A61MV20121107

http://www.radarnoticias.com/noticias/geral/14164/pcc-negocia-troca-de-dividas-de-bandidos-por-execucao-de-policiais-16-11-2012/

http://anjosguardioes.com/noticias/pcc-primeiro-comando-da-capital.html

9 pensamientos en “Guerra sin cuartel en Sao Paulo

  1. Es muy dificil saber la verdad, pero a la Marta lo más cercano de una noticia real es que la mató su ex-marido, también policia, aprobechandose de los enfrentamientos. Al “japonés” lo mataron porque era muy violento con los sopechosos. Y si tienes curiosidad, buscate el libro ROTA 66, de un periodista llamado Caco Barcellos, que tuvo que huir de Brasil amenazado por los polis. La tal corporación de elite no pasa de un bando de sadicos sociopatas.

  2. Brasil: proximo Mejico al cubo. Y tienen a Evo Morales como presidente de Bolivia y vecino del pais, tratando de hacer el consumo y la produccion legal en todo el mundo

  3. Brasil no deberia ser sede del mundial , porque no es un pais preparado para hacerlo , es un pais con muchisima pobreza , en lo material y lo social .
    Ya veran los brasileños como les va , habran asaltos , asesinatos , robos por doquier .

  4. ES UNA SOCIEDAD MUY LIMITADA EN CUANTO A LA TECNOLOGIA , Y SU GENTE TAMPOCO ES LA MAS PREPARADA PARA ORGANIZAR UN MUNDIAL .
    No se engañen por favor , piensebn un poco sean realistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s