Sobrepeso policial

44097

La obesidad es un problema acuciante en algunas sociedades desarrolladas. Las fuerzas policiales de esos países no son ajenas a esta circunstancia y muchos de los policías que integran dichas fuerzas sufren de un exceso de peso que dificulta el adecuado desempeño de su trabajo.

La función policial presenta unas características que lo hace diferente a muchos otros trabajos. El estrés, el trabajo a turnos, los horarios cambiantes y otras particularidades de este oficio hacen que, en muchas ocasiones, los agentes descuiden su alimentación. Si a esto añadimos que muchos de ellos, con el paso del tiempo, renuncien al ejercicio físico y un entorno social donde el consumo excesivo de grasas y proteínas animales sea la norma habitual podemos comprender sin mucha dificultad el origen de este problema de obesidad policial.

México

En México, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, el sobrepeso y obesidad afectan a siete de cada 10 adultos, mientras que el 34 % de los menores de 5 a 11 años presentan los mismos males.

2006_07_07_gordos[1]

En ese país, 7 de cada 10 policías no pueden perseguir a un delincuente por más de 100 metros, según un informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) de la Cuenta Pública del año 2007. Esto motiva que muchos agentes disparen de forma innecesaria a delincuentes que huyen en casos de delitos menores.

policias-gordosLas autoridades de Ciudad Juárez, en el norteño estado mexicano de Chihuahua, han dado a conocer que el 40% de sus policías sufren de obesidad y al menos 80% de sobrepeso, por lo que los agentes fueron puestos a dieta. Seis de los 1.800 agentes activos presentaron obesidad mórbida. La Secretaría de Salud y la Secretaría de Seguridad Pública de Ciudad Juárez iniciaron un programa que busca disminuir los problemas de obesidad y sobrepeso en la institución policial, desde el director hasta los cadetes que se encuentran aún en la academia. A pesar de que las medidas son obligatorias, el agente con mayor avance en la reducción de peso recibirá un premio de 15.000 pesos (unos 1.200 dólares).

En la ciudad de Puebla alrededor del 90 por ciento de los 6.873 agentes de policía, con licencia para portar armas, no son aptos para ejercer su función con eficiencia. Según la Auditoría Superior de la Federación (ASF), los uniformados presentan problemas de sobrepeso, hipertensión y diabetes y otras afecciones.

En el año 2009 el municipio mexicano polide Monterrey instauró el programa ‘Policía Saludable’ orientado a la reducción de peso de sus policías y, a modo de incentivo, se pagaba 35 dólares por cada kilo que adelgazan. Dicho programa pretende que los policías bajen ocho kilos de media. Además de los incentivos económicos os agentes también reciben asesoría nutricional para evitar descompensaciones en su salud en su intento de reducir de peso.

En México DF dos mil policías obesos asisten una vez por semana, como mínimo, a terapia psicológica al tiempo que se someten a una estricta dieta de alrededor de 2.400 calorías, para reducir el peso y recuperar su condición física.

La medida no es obligatoria y algunos optaron por abandonar el riguroso régimen de dieta y ejercicios que en su primera fase pretende reducir calorías y carbohidratos. Para ello, sus 60 comedores han cambiado sus menús de más de 4.000 calorías por otros de 2.400 y ofrecen 70 diferentes menús.

El Programa Integral de Combate contra la Obesidad trabaja en forma conjunta con el grupo ‘Alas’ que se encargará de promover la cultura del deporte, invitando a los uniformados a participar en grupos de preparación física evitando el sedentarismo.

Reino Unido

En Gran Bretaña también tienen problemas con la condición física de los agentes. Allí los policías están que trinan por el plan del Gobierno de bajar el sueldo a los policías obesos.  Los efectivos de ese país deberán pasar pruebas anuales sobre su estado físico para evitar sufrir recortes de salario. Un reciente sondeo halló que el 53% de los integrantes de la fuerza estaba excedido de peso y uno de cada 100 sufría de obesidad mórbida. El informe encargado por el Gobierno británico sobre los sueldos y condiciones de la policía sugirió que los oficiales que no aprueben el examen físico tres veces deberían ser disciplinados y podrían perder un 8% de su salario, hasta unas 3.000 libras esterlinas (3.600€) en algunos casos.

fat_police_skip_fitness_test

Las conclusiones surgen luego del estudio de más de 11.500 miembros de la fuerza policial en Londres que halló que el 44% tiene sobrepeso, el 19% es obeso y un 1% sufre de obesidad mórbida.

El informe, que llega en momentos en que el Gobierno busca recortar un 20 por ciento del presupuesto policial como parte de las medidas de austeridad, recomendó otros cambios que permitirían despedir a policías, reducir salarios iniciales, elevar la edad de retiro y exigir que el personal esté mejor calificado.

untitled

 Las propuestas no cayeron bien entre los miembros de la policía, que enfrentan un congelamiento de los salarios, mayores aportes para la jubilación y un recorte de personal. No parece que estas medidas estén pensadas específicamente en mejorar la condición física de los agentes y disminuir la obesidad entre las fuerzas del orden, si no más bien se trata de una manera camuflada de bajar el sueldo a los agentes so pretexto de una mejora del servicio.

Estados Unidos

La población norteamericana tiene un problema con el sobrepeso y los policías no son una excepción. En los últimos tiempos se ha reducido la salud y condición física de los agentes de la ley y el orden en los Estados Unidos. Esta circunstancia favorece las bajas laborales por lesiones en acto de servicio y enfermedad, así mismo genera una falta de respeto por la comunidad en la que sirven en base a su apariencia.

50647

Entre 1983 y 1993 el Instituto Cooper para investigaciones aeróbicas llevó a cabo un estudio entre 1.700 policías de diferentes agencias y cuerpos policiales por todo el país. Los resultados muestran que, comparados con el resto de la población, la condición física de los agentes estaba por debajo de la media en áreas tales como: fitnets aeróbico, grasa corporal, fuerza del tronco superior y flexibilidad. Estos datos muestran que los policías tienen peor condición física en más áreas que al menos la mitad de toda la población estadounidense, a pesar de las supuestas exigencias físicas que su trabajo requiere.

29780

Como grupo, los policías estadounidenses tienen una mayor probabilidad de sufrir enfermedades de todo tipo así como una mayor mortalidad respecto del resto de la población, debido principalmente a accidentes cardiovasculares, cáncer de colon y suicidios. Estudios recientes muestran incrementos anuales en la frecuencia y gravedad de las afecciones cardiovasculares entre los agentes.

Un estudio centrado en uno de los mayores departamentos de policía de Estados Unidos mostró que casi el 50% de sus agentes tenían al menos tres de los cinco mayores factores de riesgo de accidente cardiovascular: alto colesterol, fumadores, obesidad, falta de ejercicio físico y alta presión arterial. Teniendo en cuenta lo anterior no resulta difícil comprender porqué la vida media de un policía después de su jubilación es de dos a cinco años.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En el trabajo policial la condición física tiene un impacto directo en la calidad del trabajo que se desarrolla. Además una buena condición física protege a los propios agentes de convertirse ellos mismos en víctimas. Los delincuentes valoran a sus posibles víctimas antes de decidirse a cometer un acto criminal. Uno de los factores determinantes que lleva a los criminales a atacar a un agente es intuir que son superiores físicamente. Si el policía tiene una apariencia física de persona en forma y actúa de manera profesional disuade en mucha ocasiones al delincuente que tiene enfrente.

Es un hecho comprobado que los agentes en peor condición física son los responsables de la mayoría de las bajas por lesión en acto de servicio. Las estimaciones de diversos cuerpos policiales calculan que el coste económico de un agente que sufre un infarto durante el servicio varía entre los $400,000 y $700,000. Las enfermedades coronarias suponen entre el 20 y 50 % de las jubilaciones prematuras de policías, los problemas de espalda entre el 15 y 35%. La falta de actividad física es uno de los factores principales causante de ambos problemas.

La implantación en agencias y departamentos policiales de un programa de mantenimiento físico genera beneficios tanto para los propios participantes como para las instituciones policiales. Por cada dólar invertido en dichos programas se genera un beneficio/ahorro de entre dos y cinco dólares. Los agentes que están en mejor condición física tienen entre un 40 y un 70 % menos absentismo que los que están en peor forma física. J. E. Smith Jr. and G. Gregory Tooker, “Health and Fitness in Law Enforcement: A Voluntary Model Program Response to a Critical Issue,” CALEA Update, no. 87 (February 2005):

Conclusión

El abuso de la fuerza es también otra consecuencia indirecta de agentes policiales en mala condición física. Los policías que están en mala forma tienden a aplicar un uso excesivo de la fuerza ya que no confían en sus propias habilidades físicas y se sienten inseguros. Es un deber de los diferentes cuerpos e instituciones policiales entrenar a sus agentes de tal forma que puedan responder a situaciones de peligro con la menor lesividad posible, tanto para ellos mismos como para el resto de personas.

58442

Las comisarías y otras dependencias policiales deberían contar con instalaciones deportivas o debería facilitarse el acceso a gimnasios para ayudar a los agentes a mantenerse en forma. Si el aspecto deportivo falla, se les podría enviar a cursos de adelgazamiento o podrían recibir consejos nutricionales y sobre salud.

Resulta muy recomendable que los policías mantengan unas mínimas capacidades físicas que les permitan realizar sus tareas con eficacia a la vez que trasmiten confianza y seguridad a los ciudadanos. Pero esta capacitación no puede recaer exclusivamente sobre los propios agentes, siendo necesario que las propias corporaciones policiales establezcan programas, rutinas e incentivos que favorezcan el hecho de que los agentes tengan unas adecuadas condiciones físicas. No sería justo exigirles ser superhombres con unos infra sueldos. Al igual que tampoco se les debería castigar con bajadas salariales u otro tipo de sanciones por ser gordos en una sociedad de gordos. Al fin y al cabo los policías no dejan de ser un fiel reflejo de la sociedad en la que viven, con sus virtudes y sus miserias.

Fuentes:

http://www.policechiefmagazine.org/magazine/index.cfm?fuseaction=display&article_id=1516&issue_id=62008

http://impreso.milenio.com/node/854927

http://vitarbol.blogspot.com/2009/03/puebla-el-90-de-policias-tienen.html

http://www.infobae.com/notas/637252-Gran-Bretana-bajara-el-sueldo-a-policias-obesos.html

http://www.soitu.es/soitu/2009/01/03/info/1230939229_608106.html

http://www.absolut-mexico.com/buscan-reducir-%E2%80%98el-cuerpo%E2%80%99-de-la-policia-de-la-ciudad-de-mexico/

 Documentos en inglés:

Physical activity, fitness and body composition of Finnish police

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s