La nueva figura del “arrepentido” en Francia

PHOb0f50668-7012-11e4-a3f5-6d44d03b0dc1-805x453

Por su interés reproduzco a continuación artículo publicado en LE FIGARO:

Pronto los delincuentes podrán “colaborar con la justicia francesa. El Estado ha
dado los últimos retoques a la figura del “arrepentido”.

En la justicia americana el arrepentido es ya una figura habitual. En Italia ha servido,
entre otras cosas, para hacer caer a los padrinos de la mafia en la década de los
ochenta. El arrepentido es, en concreto, una persona procesada en un caso particular
que decide ayudar a la justicia a cambio de protección y beneficios penitenciarios. En
Francia: tema del que se habla mucho pero que nunca se materializa. La ley que
instauraba la figura del “colaborador de la justicia”, votada en 2004, sigue sin haberse
aplicado nunca. Pero esto podría cambiar pronto: el Ministerio de Justicia acaba de
poner punto y final a la elaboración de la figura del arrepentido, que debería comenzar
a utilizarse a comienzos del próximo año. El asunto en cinco puntos.

1/ ¿Contra qué delincuencia va a permitir luchar esta nueva figura?

En algunos asuntos los investigadores se enfrentan a la ley del silencio de la mafia.
Los miembros de la delincuencia organizada, en particular en Córcega o incluso en
Marsella siguen siendo muy difíciles de identificar. Esta nueva medida deberá permitir
que la gente empiece a hablar sobre los asuntos que son propios de ese “mundo”: las
actividades ilegales vinculadas con el tráfico de estupefacientes, de armas, tráfico de
personas, proxenetismo, etc. El espionaje y el terrorismo se encuentran, también, entre
los objetivos de esta nueva arma legislativa.

2/ ¿En qué contexto puede aplicarse esta nueva figura?

Las condiciones para su uso son muy precisas. Deben limitarse a los casos en los que
el testimonio del arrepentido es indispensable para que se conozca la verdad. Una
Comisión nacional de protección y reinserción (CNPR) [según sus siglas en francés] es
quien decide cuándo se debe hacer uso de esta nueva figura. Ésta depende del
Ministerio del Interior y es consultada por la Fiscalía o un juez de instrucción. En los
textos, el “arrepentido” debe permitir, siempre advirtiendo a las autoridades, “evitar” o
“hacer que cese” la comisión “de una infracción”. Del mismo modo, debe contribuir a
la identificación de los autores o de los cómplices. Por lo tanto, ninguna condena
puede pronunciarse basándose sólo en sus declaraciones.

3/ ¿Qué concede en contrapartida la justicia al arrepentido?

Por supuesto el arrepentido tiene algo que ganar al colaborar. Si decide ayudar a la
justicia puede obtener una reducción de condena. Según Thierry Vallat, miembro del
Colegio de Abogados de París, la ley es clara: la reducción de penas se aplica a todas
las infracciones. “Un asesino puede beneficiarse de ello, es posible”. France 3 Corse
explica también que el arrepentido, que debe estar necesariamente implicado en el
asunto sobre el que testifica, está “interesado”. En primer lugar busca conseguir la
protección física prometida por la ley. A menudo también está motivado por un deseo
de venganza, bien porque formara parte del otro bando, bien porque el suyo propio le
expulsara. De alguna manera tiene una cuenta pendiente.

4/ ¿Cuáles son las disposiciones previstas para asegurar la seguridad del
arrepentido?

Testificar en un asunto de delincuencia organizada a gran escala puede ser peligroso y
ser algo que disuada a un arrepentido. En determinadas circunstancias está por lo tanto
previsto que se le facilite una identidad provisional. En la práctica, la Administración
creará para él un nuevo estado civil. Sin embargo, para un asunto considerado normal
no se aplicará ninguna medida específica para preservar el anonimato del arrepentido.
¿Cómo escapar de las represalias una vez que se ha testificado con la verdadera
identidad? Es la pregunta que debe de atormentar a todos los arrepentidos. El
Ministerio Fiscal deberá garantizar la protección física, fuera y en los centros de
detención, de este nuevo tipo de testigos. Si la situación lo exige, se encargará de
organizar una mudanza temporal o definitiva del arrepentido y sus familiares que
puede incluir el extranjero.

5/ ¿Cómo hacía la justicia sin la figura del arrepentido?

Según Thierry Vallat, siempre han existido “acuerdos oficiosos”. “Hay personas que
han sido protegidas a cambio de testimonios cruciales en las investigaciones. Por
supuesto nunca podremos conocer el contenido ya que los fiscales generales y
abogados no dirán nada. A partir de ahora podr á hacerse de f or ma organi zada”,
concluye el decano del Colegio de Abogados. Pero la figura del arrepentido será
siendo la excepción. La justicia debería conceder para esta situación 450 000 euros.

Justo lo suficiente para financiar la nueva vida de una decena de arrepentidos. Estamos
todavía lejos de llegar al presupuesto que se asigna al programa americano de
protección de testigos. En 2013, alcanzaba, según las estimaciones, unos 60 mil
millones de dólares.

Fuente:
http://www.lefigaro.fr/actualite-france/2014/11/21/01016-20141121ARTFIG00436-crime-organise-le-nouveau-statut-du-repenti-en-cinq-questions.php

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s